Escuelas Campesinas de Agroecología, una apuesta por la Soberanía Alimentaria.

Concluye proceso de formación a campesinos y campesinas de las provincias de Cotopaxi, Tungurahua, Bolívar y Chimborazo; para la implementación de “Escuelas Campesinas” como estrategia local y pedagógica para la promoción de la Agroecología.

El objetivo de este proceso de formación fue el especializar a un grupo de 28 participantes, que ya cuentan con fincas agroecológicas, para que desarrollen sus capacidades en tres ejes formativos: i) incorporación del debate político de la Agroecología, ii) Sistematización del proceso de transición agroecológica desarrollado por cada agroecólogx, y iii) Desarrollo y fortalecimiento de las habilidades pedagógicas para la transmisión de conocimientos y saberes entre campesinxs.

Este proceso fue facilitado en convenio con el Instituto de Estudios Ecuatorianos (IEE) quien lleva más de 40 años de experiencia en temas de investigación social y sobre todo en lo referente a la formación con pedagogías apara adultos, especialmente para los sectores campesinos e indígenas.

Tras finalizar los ocho encuentros en cada una de las provincias (de tres días cada uno), cada grupo territorial ha conformado y creado su propia Escuela Campesina Agroecológica las cuales funcionarán en Red a partir del mes de mayo, además, durante el año 2021 continuarán generando encuentros regionales, de acuerdo a las medidas de restricción por el COVID-19, para intercambiar sus experiencias relacionadas a la implementación de cada proceso formativo en sus localidades.

En la provincia de Tungurahua se creó la Escuela Campesina Agroecológica “Colibrí Rebelde”, en Cotopaxi la Escuela Campesina Agroecológica “Flor de Chuquirahua”, en Bolívar la Escuela Campesina Agroecológica “Saberes para la Vida”, y en Chimborazo la Escuela Campesina Agroecológica “Achupillas”. Son estas cuatro escuelas las que se han fijado el reto de transformar sus localidades por medio del intercambio de saberes, utilizando como estrategia las fincas agroecológicas ya consolidadas, así como la autogestión de cada una de ellas.

Uno de los participantes de Chimborazo, Marco Lata, mencionó que este proceso de formación le ha ayudado a comprender y entender el origen de las injusticias que sufren los campesinos e indígenas, y cómo la Soberanía Alimentaria es una propuesta campesina que permite a todos luchar por los derechos de los pueblos indígenas y que ya son reconocidos a nivel mundial.

Otra de las participantes de Tungurahua, Isabel Criollo, destacó que este proceso le ha ayudado a compartir toda la experiencia de su familia, quienes comenzaron con la agroecología hace más de 20 años, durante el proceso ella y su familia ya ha recibido grupos de campesinxs con los que trabaja SWISSAID. “ahora ya sé cómo explicar a otros campesinos cómo mi familia ha implementado la agroecología, ya he recibido grupos a los que les hemos explicado el proceso, el trabajo, y las ventajas de la agroecología”.

Durante todo el año 2021, SWISSAID y el IEE continuarán acompañando el proceso y reforzando las capacidades de cada escuela campesina para que logren su autonomía, reconocimiento y liderazgo territorial.  

Agradecemos la participación en el evento de cierre a la Escuela de Formación Política y Soberanía Alimentaria La Troja Manaba, a la Unidad Agroecológica Política Machete y Garabato, a la Red Agroecológica de Loja, y al Colectivo Agroecológico del Ecuador.