Intercambio de experiencias y productos en el subtrópico de Ecuador

Esta historia ocurrió el 14 de octubre de 2017, en una pequeña ciudad subtropical al occidente de la provincia de Cotopaxi, en el cantón Quevedo, donde se realiza una feria la campesina. Desde los páramos de Guangaje, en la sierra andina viajamos nueve mujeres, un hombre y dos mujeres jóvenes.

Por: Mario Porras.

 

El día sábado 14 de octubre muy temprano a las 02h30 de la mañana desperté, me vestí, cogí mi maleta y bajé de mi casa  para poder llegar a tiempo a los semáforos de la Argentina, un lugar ubicado en la autopista, sobre el paso lateral del cantón Salcedo, donde me pasaron a  recoger a las 04h00 de la mañana.

Desde ahí nos trasladarnos al cantón Quevedo, a la feria La Campesina organizada por el Centro Agrícola. Desde que emprendimos el viaje buscamos, en diferentes puntos de la vía, a los compañeros y compañeras granjeros de las comunidades Salamalag Chico y Casa Quemada. Llegamos a Quevedo a las 08h00 de la mañana con muchas expectativas, nos recibieron con un atento y cordial saludo por parte del presidente de la organización La Campesina, nos invitó a que nos ubiquemos en cada uno de los puestos que ya han preparado para poder ofertar los productos agroecológicos que llevamos para vender como: mashua, ocas, acelga, zanahoria, habas, cebolla de la larga, plantas medicinales, melloco, col, harinas de quinoa, arveja, maíz negro, habilla.

Hubo buena aceptación por parte de los asistentes, a los tubérculos, hortalizas y granos, compraron todos nuestros productos. Las granjeras estaban motivadas porque habían vendido todo lo que habían llevado, y a precios justos. Siendo las 14h00 la feria culminó, y todos y todas estaban con una sonrisa en sus rostros, llenas de alegría.

Es mi relato esta de este viaje, aprendí que: nadie es profeta en su propia tierra, o quizá nuestra provincia Cotopaxi no entiende que todo lo que hay, y tenemos una riqueza productiva agroecológica; todavía no apoya a los productores. Mientras que, en otras provincias como la de Los Ríos nos necesita, nos están esperando para poder adquirir nuestros productos, en un mercado al cual tenemos que apuntar con calidad y honestidad.